Emite equipo Carlos Marquez comunicado por lo ocurrido en los 40-60

Síguenos:

El equipo de soft bol quien ganó el día de ayer domingo el torneo de la liga de Sóftbol WilliamSport, responsabiliza al equipo contrario de las agresiones que ocurrieron este domingo en los campos 40-60.

Aquí el texto íntegro:

Por medio del presente me dirijo a ustedes con el debido respeto, extendiendo de ante mano una sincera disculpa por parte de todo el equipo, por lo que tuvieron que presenciar a consecuencia de unos cuantos, en la siguiente redacción no tratamos de justificarnos, sabemos que para la existencia de un conflicto se requieren de dos partes, mas, sin embargo, queremos dar mas certidumbre de lo acontecido el día de ayer, ya que están circulando distintas versiones de los sucesos y se esta poniendo en tela de juicio nuestro desenvolvimiento tanto dentro como fuera del campo, asi como los actos por parte de nuestras familias, las cuales no fueron mas que el intentar defendernos de un ataque con toda la saña, alevosía y ventaja,

El día de ayer disputábamos nuestra final correspondiente a la segunda categoría en el complejo de los 40/60, en el campo dos, donde se jugaba el tercer juego de dicha competencia deportiva, era la ultima entrada a un out de terminar el juego, y uno de los jugadores del equipo contrario, realizo el iris de arremeter contra nuestro lanzador quien se le escapo un picheo y no tenía la intención de golpear al bateador, quien querría poner la carrera del empate en circulación, seguido de esto el manager de dicho equipo, al tratar uno de nuestros jugadores de calmar los ánimos, el manager de ellos confronto a nuestro jugador con palabras altisonantes y empujándolo, a lo que procedió a defenderse nuestro jugador, detonando el primer indicio de conato de bronca, cabe mencionar que desde ese primer momento quienes acompañaban a los jugadores del otro equipo, ingresaron al campo con botellas de vidrio en mano, incluso arrojando una de ellas a uno de nuestros jugadores, logramos contener la situación, y continuar con el partido, a la siguiente jugada finalizamos el juego, logrando asi el campeonato, lo siguiente que realizamos como buenos deportistas fue acercarnos a la línea a darle la mano al rival, puesto que aun y con el conato de bronca había sido una competición sana hasta ese momento, en el momento que el manager de ellos llega con el jugador que tuvo la diferencia, a la malagueña como se le conoce coloquialmente, este arremetió contra el jugador llevándolo al piso y golpeándolo por la espalda, desatando el segundo conato de bronca, en el cual salieron heridos mas de tres jugadores nuestros, posteriormente separamos a nuestros jugadores y algunos de ellos intentaron hacer lo propio con los suyos, llevándolos a sus cacetas, pero algunos que aun seguían frustrados y nos seguían violentando, el conato de bronca se pudo haber quedado en el terreno de juego, como en muchas ocasiones, porque es entendible hasta cierto punto como deportistas.

Aquí viene la gravedad de todo, posterior a lo ya mencionado, nuestras familias que fueron apoyarnos, continuaron con los festejos por haber conseguido el campeonato, a lo que muchos de ellos, no les pareció, y comenzaron a realizar con señas vulgares y fuera de lugar cuando se estaban retirando, y fue una “señorita” que acompañaba al otro equipo, a quien se denunció ante las autoridades que arribaron al complejo deportivo, ella se devuelve y sube las gradas para agredir a las damas de nuestras familias, y a quien la acompañaron una serie de hombres, entre ellos tambien un peleador de artes marciales mixtas, quienes sin importarles que hubieran adultos mayores, bebes, y mujeres embarazadas, entre nuestras familias, arremetieron en contra de todos nosotros, y lo único que hicimos fue intentar defendernos, agredieron a una adulta mayor quien se desmayo del impacto de los golpes recibidos, y tambien a la madre de uno de nuestros compañeros quien sufre de hernias discales lo cual repercute directamente en su columna, quien además por dicho padecimiento tiene programada una cirugía mayor, estas personas mencionadas fueron gente sin sentido común, sin escrúpulos, que no miden las consecuencias de sus actos, que se toman tan personal lo que debió ser una honrosa derrota, estuvieron a punto de pisar bebes, o arrojarlos bajo de las gradas, no podíamos quedarnos de brazos cruzados ante lo que fue un atropello por parte del equipo contrario y la gente que llevaron a “apoyarlos”, hasta los jugadores del equipo, estaban arrepentidos de darse cuenta del tipo de personas con las que convivían semana tras semana.

El fin de cualquier deporte no es este, y nos apena mucho lo que sucedió, pero más allá de justificar los actos por parte de nuestras familias y jugadores, intentamos que entiendan por qué paso lo que paso, y responsabilizar a los agresores y que iniciaron todo, llevando esto a una total aberración.

Quienes nos conocen saben el ambiente familiar que siempre tratamos de tener en nuestros equipos, siempre son esposas, hijos, hermanos, etc, quienes nos acompañan en nuestros partidos, y nos respaldan mas de 30 años que lleva este proyecto deportivo, además que les puedo asegurar, que nuestras familias, jamás pero jamás, hubieran realizado los actos que se llevaron en contra de las nuestras.

Es una pena que un deporte que a muchos nos apasione y llena de emociones, y buenos momentos de convivencia, se manche por acciones de personas sin escrúpulos, y por mas que amemos el deporte, amamos mas a nuestras familias y el bienestar de ellas es lo primordial, en nuestro lugar ustedes abrían reaccionado igual, pero fueron demasiado los ataques recibidos y no logramos contener, lo que ya para muchos es de dominio público.

Reiteramos nuestras más sinceras disculpas lamentamos lo que ya es irremediable, nos sentimos muy apenados no solo como deportistas, sino como seres humanos con sentido común, educación y valores bien arraigados.

A T E N T A M E N T E.

Equipo Carlos Márquez – Jaime Alvarado

(Responsabilízamos a los que nos violentaron de toda afectación inmediata de salud, y de posibles represarías futuras, no conformes con lo que ya nos hicieron, atestiguan los lectores del presente.)